Seguidores

Personas que recientemente se han dejado caer por aquí :)

lunes, 11 de abril de 2011

Capítulo 6. ¡Sorpresa!

El resto del fin de semana se hizo largo. Eternamente largo sin él, sin su sonrisa. A veces me imaginaba todo lo ocurrido y parecía un sueño, pero cuando volvía en mi me daba cuenta de que no lo era, era real. Mi vida, él, sus besos, era real.

Era domingo, final de curso, nada que hacer para el colegio y nada que hacer para matar al tiempo. Llame a todas mis amigas, pero una iba al cine con su prima, la otra que si comida familiar, la otra que si enferma. Al final acabe con un bol de palomitas, acomodada en el sofá. Echaban una peli policiaca, intriga, misterio y como no, siempre y ante todo, el amor. Esta tan presente ahora que yo lo vivo, que parezco sentirlo en todos lados. Sus ojos en un cuadro, su aliento en el aire, el fuego de la cocina su calor, a este paso me volveré loca, más, claro. Nunca he estado muy cuerda.

“Pr, Pr, Br, Br” El móvil sonaba. Jack. De pronto un cosquilleo seguido de una sonrisa.

-          ¿Si?
-          ¿Qué tal pequeña? ¿No te volvió a subir la fiebre no?
-          ¡Hola Jack! – me levanté del sofá, dejando atrás horas y horas de aburrimiento – No, estoy muy bien, bueno…los domingos son tan aburridos que estoy aburrida. Infinitamente aburrida.
-          Me alegro chica de que estés bien.
-          ¿Tú no estás aburrido?
-          No, baje por la mañana con los colegas.
-          ¿Qué hicisteis?
-          Fuimos a casa de uno a viciar y a fumar.
-          Te perdono lo de jugar a la play como un poseso, pero lo de fumar si que no, lo detesto Jack.
-          Es un vicio.
-          ¿Sabes la mejor de manera de dejar un vicio?
-          Sorpréndeme.
-          Buscar otro que no te perjudique, pero que te ocupe más tiempo de manera que se te olvidará el primer vicio.
-          Algo imposible entonces.
-          No, tiene que haber alguna cosa que cumpla esos requisitos.
-          O alguien – se hizo un silencio absoluto pero también una gran sonrisa - .
-          Te quería proponer una cosa enana.
-          ¿De qué se trata?
-          Mañana nos escapamos de todo.
-          ¿De qué huimos?
-          De los profesores, del colegio, de lo que tú quieras.
-          Tú huyes de tener que quedarte en casa estudiando como castigo por haberte expulsado.
-          Eres adivina, impresionante.
-          Te conozco demasiado bien chico – se rió - .
-          Es cierto, pero entonces, ¿sí?
-          Me parece que sí… - hice una pausa – es una locura.
-          Bueno… pues si no quieres, tendré que llevarme a otra al lugar al que tenía pensado ir contigo.
-          No, no, no, iré yo.
-          Demasiado tarde, ya estaba llamando a otra.
-          No hay otra.
-          ¿Estás segura?
-          ¿Yo? Claro, ¿por qué no iba a estarlo?
-          Tal vez te hago dudar.
-          No, yo confió en ti. Y no hay otra. Y eres tonto.
-          Gracias, eh.
-          De nada, bueno vale, entonces iré contigo, pásame a buscar a la entrada del colegio.
-          Lo haré.
-          ¿Algo más?
-          Nada más.
-          Hasta mañana Jack.
-          Te quiero Bri.
-          Y yo – colgué - .

6 comentarios:

  1. este capitulo ha sido algo más corto que los anteriores,pero esta genial tu historia =)

    ResponderEliminar
  2. Si, es que tuve que dividir el capitulo en dos, sino la siguiente parte se hace demasiado larga :S
    Pero, muchas gracias :)

    ResponderEliminar
  3. tenia 2 comentarios tuyos puestos como spam :/
    no se por la cara! a por el 7 no ?
    espero que tu historia tenga como unos 20 tantos capitulos y la finalices, y creas otra :)
    estaría bien!
    Saludos y genial!

    ResponderEliminar
  4. Que raro que te saliera como spam :S
    Claro que sí, :) Intentaré hacer sobre 20 y pico capítulos :D
    Muchas gracias
    Saludos! :D

    ResponderEliminar